ACEITE DE ARBOL DEL TE

31 ago

¿Qué es el árbol del té?

La Melaleuca alternifolia, árbol del té o tea tree es una planta autóctona de la costa oriental de Australia. Crece en estado silvestre y llega a alcanzar 10 metros de altura, posee flores de color blancas o crema y hojas finas y pequeñas. Para la producción del aceite se utilizan las hojas.

Las tribus aborígenes australianas de la Costa Norte de Nueva Gales del Sur, utilizaban estas mismas hojas para tratar cortes, quemaduras, picaduras de insectos e infecciones de la piel. El Capitán James Cook y su tripulación fueron quienes le otorgaron el nombre de “árbol de té”, puesto que utilizaron sus hojas como sustituto de esta infusión y como condimento de la cerveza. Los soldados australianos que participaban en la primera guerra mundial portaban aceite de árbol de té como desinfectante, originando una alta demanda de su producción. En 1949 fue reconocido oficialmente por el departamento de sanidad australiano.

El árbol de té crece de manera silvestre y también en plantaciones comerciales. Hasta 1988, la mayor parte del aceite de árbol de té australiano se obtenía de plantas silvestres. Como crece sobre todo en terrenos pantanosos y peligrosos por la presencia de arañas, serpientes, mosquitos, etc la cosecha de las hojas se hace una labor difícil y hasta peligrosa. En las plantaciones el trabajo es mucho más fácil y seguro. Las plantas comienzan a producir resultados cosechables al año aproximadamente, dependiendo de la calidad del terreno.

La producción industrial del aceite de árbol de té consiste en un proceso de destilación utilizando el tradicional método de vapor. Una tonelada de cosecha, produce aproximadamente diez litros de aceite etérico de árbol de té en estado puro. Antes de ser puesto a la venta, el mismo debe ser analizado para asegurar que la composición de las substancias corresponda a las normas del Departamento de Sanidad Pública de Australia.

El aceite esencial de árbol de té es un líquido incoloro o ámbar pálido, con un olor fuerte característico. Contiene un centenar de componentes. Los principales son una mezcla compleja de alcoholes mono y sesquiterpénicos: Terpinen-4-ol (29-45%), γ -terpina (10- 28%), α -terpina (2,7 – 13%)

¿Para qué se utiliza?

Refuerza el sistema inmunitario.

Es un antiséptico por excelencia dado que combate virus, hongos y bacterias.

Útil en gripes, catarros, bronquitis, fiebre, sinusitis, dolor de oídos y garganta.

Para problemas de la piel: Se lo utiliza en tratamientos contra el acné, abscesos, forúnculos, dermatitis, herpes y eczemas.

Disminuye el pus en heridas infectadas.

Tiene efectos cicatrizantes por su poder antibiótico y se lo utiliza en casos de quemaduras.

Produce alivio en casos de picaduras de insectos, culebrinas, picadura de medusas y varicela.

Útil en casos de gingivitis, placa, mal aliento, encías inflamadas, aftas o llagas bucales.

Antiinflamatorio: se utiliza en casos de artritis y gota.

Antimicótico: indicado para el pie de atleta, hongos debajo de las uñas o verrugas plantares.

Antiséptico del tracto urinario: alivia cistitis, micosis vaginal, brinda alivio al prurito genital, anal y hemorroidal.

Regula la actividad de las glándulas sebáceas: Eficaz en el cuero cabelludo irritado y/o con caspa.

Puede utilizarse en bebés en casos de costra láctea o picaduras de insectos (se recomienda su utilización en forma de cremas específicas para tal fin).

Es un remedio efectivo para prevenir y/o combatir los piojos.

En animales domésticos se usa para combatir pulgas y garrapatas.

¿Cómo se utiliza?

Si se tiene acné: se diluyen 3 o 4 gotas de árbol del té en una cucharada de aceite de hipérico. Se aplica después de lavar la cara, suavemente, sin restregar. Hay que recordar que en este caso la higiene y la alimentación son muy importantes, no hay que olvidar tomar suficiente agua, fruta y vegetales frescos y evitar las grasas en exceso. Hay que lavar la cara diariamente.

En verrugas: si se desea eliminar alguna verruga, el aceite del árbol del té combinado con la esencia de limón es un gran remedio. Se aplica por la noche una gota de cada uno de estos aceites esenciales directamente sobre la verruga y se cubre la zona con una gasa. Se repite cada noche hasta que se seca y desaparece, lo cual puede suceder en unas pocas semanas.

En micosis o pie de atleta: después de bañarse o de limpiar muy bien la zona, se aplica directamente un poco de aceite sobre la piel afectada.

En masajes: es ideal para dar masaje a deportistas y gente enferma que permanece muchos tiempo en la cama. Hay que mezclar unas 25 gotas con 150 ml de aceite de almendras.

En el cabello: este aceite regula la actividad de las glándulas sebáceas, con lo que nos servirá tanto para cabellos grasos como secos. Hay en el mercado shampús y acondicionadores a base de esta esencia, pero se pueden agregar algunas gotas al  champú habitual.

Contra piojos: Por un lado agregamos unas gotas de aceite de árbol del té al champú habitual (unas 20 gotas por cada 250 ml). Después de lavar el cabello se puede untar en un peine unas gotas de aceite del árbol del té y peinar.

En las mascotas: se hace  una mezcla de alcohol, aceite de árbol de te y agua destilada, en partes iguales y se masajer con esta mezcla al animal. Se puede ver cómo las pulgas quedan en la superficie del pelo como atontadas. Luego  se baña al animal con su champú habitual con unas gotas de aceite y listo.

Como ambientador: El aroma de esta esencia es un gran aliado para fortalecer el sistema inmunitario, porque activa las células del organismo. Si ponemos unas gotas en un difusor y lo dejamos actuar dentro de una estancia limpiaremos el ambiente y potenciaremos nuestras defensas.

Otros usos son:

Compresas: Colocar de 3 a 5 gotas de aceite esencial de árbol de té  en agua caliente o fría, según indicación. Remojar en un paño o algodón y aplicar sobre el área afectada. Puede aplicarse con un hisopo una gota directamente sobre granos o forúnculos.

Baños de inmersión: Colocar de 8 a 10 gotas de aceite esencial en la bañera llena de agua a una temperatura cómoda y tomar un baño de 10 minutos.

Aplicación directa: Utilizar el aceite directamente colocando 1 o 2 gotas en la zona afectada.

Gárgaras: para dolores de garganta o disfonía diluir de 3 a 5 gotas de aceite esencial de árbol de té  en medio vaso de agua tibia y hacer enjuagues. Es importante no tragarlo..

Vahos: Colocar de 5 a 8 gotas de aceite sobre un pañuelo o papel tisú o bien vaporizar sobre la almohada.

Inhalaciones: Colocar 5 gotas en un bol de agua muy caliente, cubrir la cabeza con una toalla y respirar profundamente durante 5 a 10 minutos. (conviene mantener los ojos cerrados).

Baños de asiento o pediluvios: colocar de 8 a 10 gotas en agua tibia y realizar baños de asiento o de pie.

Bueno, creo que después de todo lo dicho sobre el aceite de árbol del té es evidente que resulta indispensable tenerlo en el botiquín.

Comentarios cerrados