PASTILLAS CONTRA EL DOLOR AJENO

14 dic

Médicos sin fronteras ha lanzado una campaña que me parece admirable, tanto en contenido como en forma: Pastillas contra el dolor ajeno.

Se trata de cajitas de 6 caramelos de mentol-eucalipto sin azúcar, que se venden en farmacias al módico precio de 1 euro. Las ganancias van destinadas a tratar enfermedades que tiene cura, pero que en los países  pobres causan estragos porque la población no puede acceder a los medicamentos.

INDICACIONES:  Las pastillas contra el dolor ajeno son indicadas para el tratamiento sintomático de dolor ajeno de intensidad alta, leve o moderada. El principio activo de las pastillas contra el dolor ajeno es el amor. Este principio es parte de un gesto humanitario que actúa directamente en las zonas más necesitadas y su fin es ayudar a aquellos que lo necesitan.

¿CUANTO DOLOR AJENO SUFRES?  Si decides colaborar en esta causa, es porque seguramente sufres de dolor ajeno, una dolencia que afecta, de forma casi endémica, al mundo desarrollado. Si sientes molestias, irritabilidad, sensibilidad… ante el sufrimiento de los enfermos más desfavorecidos, puede que estés contagiado.

DOSIFICACION:  Ya seas anciano, adulto o niño, cuantas más pastillas consumas, más ayudarás a los enfermos olvidados. Comparte ese dolor ajeno con la gente que te rodea, ayúdanos a difundir el mensaje. Cuantas más personas estemos afectadas aquí, más enfermos recibirán tratamiento allí.

CADUCIDAD:  Nunca es tarde para ayudar. Médicos Sin Fronteras cuenta con el apoyo de 3,8 millones de socios y colaboradores en todo el mundo, y más de 468.000 en España. Gracias a gente como tú, podemos decidir libremente dónde y cúando intervenir, en función de las necesidades humanitarias, y no de intereses políticos, económicos o militares. 

Se pueda tratar a millones de personas que sufren enfermedades olvidadas, como la enfermedad del sueño, el chagas, el sida infantil, el kala azar, la tuberculosis, o la malaria. Son enfermedades que a nosotros no nos afectan, pero que en el tercer mundo causan estragos, porque las empresas farmacéuticas venden la medicación a “precio occidental”, lo que imposibilita recibir tratamiento a las personas pobres.

Aquí se puede ver a todos los personajes públicos que se están uniendo a esta campaña.

 

Comentarios cerrados